room-2559790_1920

¿Dónde colocar tu televisión en el salón?

Posted on

Colocar el televisor en el salón puede convertirse en algo un poco complejo porque se deben tener en cuenta muchos detalles diferentes. ¿En un rincón?¿Incluida en un mueble? ¿Colgada de la pared? Son muchas las alternativas que tenemos hoy en día a la hora de colocar un televisor en el salón.

Es importante conocer la distribución de los elementos así como el estilo predominante en nuestra vivienda, porque si elegimos mal, podremos llegar a arruinar la decoración del salón.

 

¿Qué factores hay que tener en cuenta para colocar la TV en el salón?

Se debe tener mucho cuidado con las fuentes de luz natural, como las ventanas. Esto hace que creen reflejos en la pantalla, por lo que no se recomienda ponerla frente a una ventana, ni tampoco en su misma pared para evitar reflejos.

La distancia es otro de los factores más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de colocar el televisor en el salón. Lo más aconsejable es que esté al menos a una distancia de unos 2 o 2,5 metros para evitar daños a la vista a la larga. En lo referente a la altura, es importante considerar que el centro de la pantalla debe quedarnos a la altura de los ojos estando sentados en el sofá.

Para cuidar la vista, no solo se debe tener presente un aspecto tan importante como la distancia sino que la incorporación de una luz suave en la estancia del televisor es muy aconsejable. Incluso se puede colocar una tira de leds bordeando el televisor por detrás, lo que relajará los ojos cuando estemos viendo la tele, incluso si la vemos durante bastantes horas seguidas.

 

¿Qué tamaño hay que elegir?

No hay que olvidarse del tamaño de pantalla elegido. Claro que a todo el mundo nos gustaría tener un cine en casa, pero no tendría sentido tener una pantalla de 65 pulgadas en un salón pequeño.

El tamaño de la pantalla debe guardar relación con la distancia entre la propia imagen y el lugar desde donde se observa. Lo más normal es tener un televisor de 42 pulgadas o quizá uno más pequeño dependiendo del tamaño del salón.

Con ello se consiguen evitar descompensaciones que no nos ayudarán a implementar el televisor correctamente en el salón. La ubicación también limitará el tamaño del televisor en pulgadas. Puede que el dispositivo sea demasiado grande y no quepa directamente en el mueble. Hay que colocar un televisor que encaje correctamente en su espacio, pero que no quede demasiado justo.

Una de las principales ventajas que tienen los televisores de hoy en día es que son mucho menos aparatosas que las que había hace unos cuantos años. Esto facilita mucho las cosas para poder integrarlas en ese lugar que queramos de nuestro salón. A pesar de ello, hay que tener en cuenta aspectos tan importantes como el espacio disponible, el estilo decorativo del lugar y las personas que residen en la vivienda.

Contando con estos puntos bien definidos, ya no habrá problema para elegir el mejor lugar donde colocar el televisor en el salón.